El 10% de la demanda total de energía de la UE se puede abastecer con el calor residual de instalaciones urbanas

El proyecto H2020 ReUseHeat acaba de publicar el informe “Accessible Urban Waste Heat”, en el que se muestra el potencial de recuperación de calor que ofrecen instalaciones urbanas con alta emisión térmica como centros de datos, estaciones de metro, edificios del sector servicios y plantas de tratamiento de aguas residuales. Dichas infraestructuras pueden generar 340 TWh por año, cifra que corresponde al 10% de la demanda total de energía de la UE para calefacción y agua caliente (2.980 TWh).

El potencial de recuperación de calor es particularmente importante en las plantas de tratamiento de aguas residuales, según destaca el último informe del proyecto ReUseHeat. Imagen: Twitter del proyecto ReUseHeat.

Urban Persson, profesor asistente de tecnología energética en la Universidad de Halmstad, está convencido de que un mayor uso del calor residual puede contribuir al cierre de las centrales eléctricas de carbón. Persson destaca la importancia de reducir la demanda de energía primaria, lo cual no solo es bueno desde una perspectiva climática. También es una cuestión de utilizar los recursos de la sociedad con prudencia.

Exceso de calor a baja temperatura

El profesor Persson y su colega Helge Averfalk han estimado el potencial de calor residual de EU28 que se puede recuperar de las instalaciones urbanas ubicadas tanto dentro de las áreas de los district heating existentes como situadas a dos kilómetros de distancia. El informe se centra en la recuperación del exceso de calor a baja temperatura, por ejemplo, calor por debajo de 50 °C, a diferencia del calor residual industrial, que generalmente tiene una temperatura más alta.

La principal conclusión es que el potencial de recuperación de calor es particularmente importante en las plantas de tratamiento de aguas residuales. El profesor Persson indica que este reciclaje ya se está llevando a cabo en gran medida en las redes de calefacción de distrito de Suecia y concluye que el resto de la Unión Europea también tiene buenas oportunidades para aplicar este tipo de fuente de calor.

Fuente: ESEFICIENCIA