El nuevo Plan Energético de la Comunidad de Madrid impulsa los Servicios Energéticos

Con más de 6,4 millones de habitantes, una de las densidades demográficas más altas de España, y una actividad económica que aporta la sexta parte del PIB nacional, la Comunidad de Madrid tiene que hacer frente a un elevado consumo energético con una reducida producción de energía autóctona. Recientemente el gobierno regional ha publicado un nuevo Plan Energético en el que la regulación normativa, la inspección y la divulgación son los pilares básicos y donde los servicios y las auditorías energéticas cobran especial protagonismo.

De cara a 2020, la Comunidad de Madrid se ha propuesto tres objetivos en materia energética. En primer lugar, satisfacer la demanda energética con altos niveles de seguridad y calidad en el suministro, reforzando para ello las infraestructuras existentes.

En segundo lugar, la Comunidad pretende reducir el consumo energético un 10% respecto al escenario tendencial mediante la mejora de la eficiencia en el consumo de la energía, con reducciones entre el 1,5% y el 2% anual de la intensidad energética final.

Por último, el gobierno madrileño se ha propuesto incrementar en un 35% la producción de energía renovable, por encima del 25% en la producción energética total.

Estas son las metas que van a guiar la política energética del Gobierno de la Comunidad de Madrid en los próximos años y el trabajo que va a desarrollar la Dirección General de Industria, Energía y Minas, dando continuidad a la labor llevada a cabo en el anterior Plan Energético 2004-2012, que ha conseguido reducir la intensidad energética de la región en un 16% durante su vigencia.

Medidas coherentes con la Directiva Europea de Eficiencia Energética

La principal referencia del Plan Energético de la Comunidad de Madrid Horizonte 2020 es la Directiva 2012/27/UE, relativa a la eficiencia energética, que contempla en su Capítulo 3 nuevas y exigentes medidas en distintos sectores.

Las líneas de actuación propuestas se clasifican en dos grupos: transversales, las que afectan a varios sectores y aplicaciones tecnológicas, y sectoriales. La promulgación normativa, la formación, la divulgación, la inspección y el control serán los pilares de este Plan Energético de la Comunidad de Madrid Horizonte 2020.

Para el desarrollo de todas las medidas propuestas, se promulgará una Ley de Ahorro y Eficiencia Energética en la Comunidad de Madrid que servirá de marco general a las actuaciones del gobierno regional, ayuntamientos y otras entidades.

En línea con la Directiva Europea de Eficiencia energética, el Plan de la Comunidad de Madrid considera fundamental el impulso de los servicios energéticos y la obligación de realizar una auditoría energética cada cuatro años a todas las grandes empresas.

Impulso de los servicios energéticos

Las actuaciones a desarrollar para impulsar los servicios energéticos se van a orientar preferentemente al sector público, mediante actuaciones propias en edificios de la administración regional, con el Plan de Ahorro y Eficiencia Energética en Edificios Públicos de la Comunidad de Madrid.

El Gobierno regional desarrollará servicios energéticos en los ayuntamientos, tanto en edificios públicos como, sobre todo, en alumbrado exterior, que es el que mayor potencial de ahorro energético presenta. Las instalaciones de alumbrado público se consideran en el Plan idóneas para la aplicación del modelo de servicios energéticos, porque la gestión externa es fácil de articular y por el amplio margen de ahorro existente.

No se contemplan incentivos económicos, después del carácter introductorio y divulgativo que ha tenido entre los ayuntamientos el Plan de Impulso a la Contratación de Servicios Energéticos, que se ha desarrollado entre 2011 y 2014 con ayudas del 15% de la inversión. En contrapartida, se llevarán a cabo actuaciones divulgativas y de concienciación a través de jornadas técnicas, publicaciones y cursos de formación dirigidos a técnicos responsables municipales, en colaborción con la Federación Madrileña de Municipios y las asociaciones empresariales de servicios energéticos.

Además, la Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid impartirá cursos de formación de gestores energéticos municipales, tanto genéricos como específicos, sobre servicios energéticos o alumbrado público, entre otros.

Por otra parte, el gobierno madrileño se ha propuesto trabajar en la solución del problema del cómputo como déficit de las inversiones en instalaciones públicas a través de ESE, de acuerdo con los criterios de Eurstat, que impide en muchos casos la contratación de servicios energéticos en la actual coyuntura de restricciones en los presupuestos públicos.

Auditorías Energéticas

En el Plan se considera fundamental para sus objetivos la realización de auditorías energéticas y se establece la obligación de efectuar este trámite cada cuatro años a todas las grandes empresas, trámite que, una vez realizado deberá ser comunicado para inscripción en el Registro Administrativo de Auditorías Energética.

Las líneas de actuación en este ámbito consisten en el control e inspección de las auditorías de las grandes empresas de la región y la divulgación entre las pymes de la conveniencia y beneficios de auditorías voluntarias.

Tanto para el impulso de los servicios energéticos como para el fomento de las auditorías energéticas se prevé la creación de un sitio específico en las web institucionales con normativa e información general, listados de auditores y proveedores de servicios energéticos de la Comunidad, información sobre eventuales instrumentos de apoyo económico o financiero y enlaces con los apartados correspondientes de las web del MINETAD y el IDAE.

Fuente: ESEFICIENCIA