La CNMC alerta sobre los cambios de contratos realizados por las comercializadoras sin contar con los clientes

La CNMC, tras observar las malas prácticas empleadas por las comercializadoras de electricidad y la consecuente distorsión del mercado y perjuicio a los consumidores, ha considera necesario lanzar una serie de advertencias a los consumidores para evitar esos engaños. Dichas recomendaciones, recogidas en el Informe de Supervisión del Mercado Minorista de electricidad de 2017, se centran en estos dos puntos:

Rescisión de los contratos. Ante el escenario de precios elevados registrado en el mercado mayorista durante el año 2018, hay varios comercializadores que están rescindiendo o modificando los contratos con sus clientes sin mantener las condiciones pactadas inicialmente con ellos. Por esta razón, se recuerda que los contratos con consumidores en baja tensión no pueden ser rescindidos por el comercializador unilateralmente, antes de la finalización del plazo del primer año o de la finalización de sus prórrogas, también anuales.

Variación en los precios de los contratos. El 70% de los contratos existentes contempla un precio fijo para todo el año de duración del contrato, de acuerdo con los datos recogidos en el comparador de ofertas de la CNMC. Aun así, es habitual que los contratos contemplen la posibilidad de modificar estos precios ante variaciones de determinados componentes de la factura.

Supuestos de cambios

Partiendo de que la mayor parte de los contratos existentes en el mercado libre contemplan cláusulas para trasladar al consumidor cualquier variación en los componentes regulados, en concreto Peaje de acceso, Pagos por capacidad, Financiación del Bono Social, Financiación del Fondo de Eficiencia Energética, el coeficiente de pérdidas estándar y el ajustado y la Financiación del Operador del Sistema y del Mercado, algunas comercializadoras realizan variaciones que suponen ajustes en la factura de menos de 10 céntimos de euro.

Por ese motivo, la CNMC recomienda a las comercializadoras que realicen un cálculo más ajustado dado que esas alteraciones dificultan la comparación de ofertas. Además, recuerda que también deben trasladar al consumidor los cambios a la baja o por la eliminación de alguno de estos conceptos.

También se han detectado cambios en el precio del componente de la energía. Así, mientras algunos comercializadores han modificado el precio fijo por un precio referenciado horariamente al precio del mercado mayorista, otros optan por subidas de entre un 20 y un 30%. Y hay quien va más allá al modificar sus precios en la primera factura frente a lo pactado en la firma del contrato.

Desde la CNMC lanzan la recomendación de que si se ha contratado un precio fijo para la duración del contrato, las variaciones que se dan en el precio del mercado de producción de electricidad no han de trasladarse al consumidor a través de una modificación del precio del suministro. El riesgo de estas posibles variaciones debería estar internalizado en el precio de este tipo ofertas. Las modificaciones que se produzcan en estos casos no son acordes a lo previsto en dicho contrato. Además, aconsejan evitar clausulas ambiguas del estilo "los precios se revisarán de acuerdo con las variaciones del precio de los mercados mayoristas".

En segundo lugar, debe comunicarse al consumidor la variación del precio que resulte de dichas clausulas con suficiente antelación -como mínimo en el periodo de facturación inmediatamente anterior a su aplicación-, ofreciéndole la posibilidad de rescisión del contrato, sin perjuicio de la aplicación de la penalización prevista en el artículo 4 del Real Decreto 1435/2002 para el primer año del contrato.

Teniendo en cuenta que algunos comercializadores están modificando el peaje de acceso del consumidor, contratando discriminación horaria, sin el consentimiento previo, la CNMC matiza que el comercializador no puede modificar el contrato de acceso del consumidor sin contar con su consentimiento, aun cuando esa actuación le reporte condiciones más favorables. Asimismo, el comercializador debe dar la opción al consumidor de mantener las condiciones contratadas hasta la finalización del contrato o su prórroga.

Tendencias del mercado minorista

En el informe se analiza la situación del mercado minorista y pone de manifiesto que se ha incrementado el número de consumidores domésticos con tarifas con precios variables, es decir, precios diferentes para determinadas horas del día o para determinados días de la semana. Esta situación viene favorecida por el despliegue de los nuevos contadores telegestionados que registran medida horaria, cuyo plan de sustitución finalizó el 31 de diciembre de 2018.

También se ha producido un aumento del número de consumidores directos a mercado. Es decir, que prescinden de intermediarios y compran la energía directamente al mercado mayorista. De esta manera evitan obligaciones como la financiación del bono social, la aportación destinada al Fondo Nacional del Eficiencia Energética y la tasa municipal que ingresan los ayuntamientos por el suministro de energía eléctrica en su localidad. Razones que esgrime la CNMC para modificar la regulación y conseguir que se tengan las mismas obligaciones que las comercializadoras.

Fuente: Prefieres