La OPEP asegura que “está lista” para intervenir en caso de que la incertidumbre geopolítica afecte al mercado

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha asegurado que está preparada, junto con el resto de productores aliados que no pertenecen al cártel, para mantener la estabilidad del mercado ante la posibilidad de que la incertidumbre relacionada con la retirada de Estados Unidos del Acuerdo Nuclear de Irán u otros riesgos geopolíticos puedan afectar al mercado petrolero.

“A pesar de las grandes incertidumbres que prevalecen en los fundamentales del mercado, la OPEP, como siempre, está lista para apoyar la estabilidad del mercado petrolero, junto con las naciones productores de crudo que no pertenecen al cártel pero que participan en el acuerdo de cooperación”, ha señalado la OPEP en su último boletín mensual sobre el mercado del ‘oro negro’.

Se prevé que la decisión de Donald Trump de retirarse del Acuerdo Nuclear de Irán y la reimposición de sanciones contra su economía afecte a las exportaciones de petróleo de la OPEP, mientras que el suministro venezolano continúa viéndose afectado por la crisis económica y política que afecta al país e impacta en la industria energética.

Durante el pasado mes de mayo, la producción de los países pertenecientes al cártel con sede en Viena aumentó en 12.100 barriles al día, hasta una media de 31,9 millones de barriles diarios, según las estimaciones de fuentes secundarias recogidas por la OPEP, especialmente por el incremento de Arabia Saudí (+46.500 barriles).

Así, la cifra total de producción conjunta continúa por debajo del máximo de 32,5 millones al día fijado a finales de 2016. La OPEP, junto a otros productores como Rusia, han estado limitando la producción de petróleo desde enero de 2017 –vigente hasta el próximo mes de diciembre– en 1,8 millones de barriles al día con el fin de acabar con el exceso de petróleo a nivel mundial.

La oferta de crudo fuera de la OPEP se revisó ligeramente al alza en 10.000 barriles al día, hasta 59,62 millones de barriles, fundamentalmente por unas previsiones más altas para la producción de EEUU, Argentina, Colombia o China, aunque fueron en parte neutralizadas por las revisiones a la baja en Canadá, México, Noruega, Reino Unido y Brasil.

Por otro lado, la OPEP elevó hasta los 98,85 millones de barriles diarios, un 1,7% más que en 2017, su estimación sobre la demanda mundial de crudo para 2018, debido a los datos más “sólidos” respecto al crecimiento económico mundial. También dijo que los factores geopolíticos seguirán impactando en la oferta de crudo, pues las preocupaciones potencialmente disruptivas “están aumentando”.

Desde que comenzó el año, el precio del petróleo Brent, de referencia en Europa, se ha incrementado en un 16%, mientras que el valor del WTI, de referencia en EEUU, se ha elevado un 17,6%. Ambos se sitúan en máximos de 2014.

Fuente: elperiodicodelaenergia