Las materias primas pueden dar un respiro al mercado

Vicent Prats Feliu (Oppidumenergía)

Hace poco comentábamos las posibles subidas del precio de la energía eléctrica para este verano y lo que queda de año debido a las condiciones desfavorables de las principales variables que lo determinan. Estas son:

  • Subida de la demanda a causa de las altas temperaturas
  • Disminución de generación eólica
  • Escasez hidráulica

Este año el verano se ha adelantado y las altas temperaturas han llegado antes de lo habitual. En la siguiente gráfica vemos como en Castellón, por ejemplo, desde mayo son superiores al año anterior y a final de junio, con la presente ola de calor, nos encontramos en valores que ya alcanzan los picos máximos alcanzados en julio de 2016. Podríamos decir que las temperaturas actuales van 1 mes por adelantado de lo habitual.

Estos incrementos de temperatura se han visto reflejados en la demanda, la cual se ha visto notablemente incrementada superando los valores de julio de 2016 y casi alcanzando los registros máximos que vimos a principio de septiembre de 2016.

Como todos los años la generación eólica disminuye en los meses estivales llegando a situaciones que con casi 7GW de potencia solar instalada supere la generación eólica con 23 GW instalados. La generación solar alcanza su producción máxima en verano, pero no hay suficiente solar instalada en España como para compensar el descenso de la producción eólica.

La hidráulica sigue con su escasez y va vaciándose semana a semana. Porcentualmente estamos un 18% por debajo de la capacidad de agua embalsada respecto la misa fecha de 2016 y un 17% por debajo de la media de los últimos 10 años. El escenario hidroeléctrico está mal, muy mal. No disponemos de hidráulica fluyente que genere a precios bajos, sino que solo actúa la hidráulica regulable, que oferta a precios de tecnologías térmicas aprovechándose de las oportunidades del mercado.

Todo ello hace que sean las térmicas, principalmente gas y carbón, las encargadas de aportar a la demanda la producción necesaria para completar el mix energético:

El carbón aporta ya entre el 20-25% de la demanda diaria mientras que el gas se sitúa a valores entre el 15-20 %. Desde el invierno que no veíamos una aportación tan alta de tecnologías térmicas.

Ese invierno en el que se produzco la tormenta perfecta (en sentido negativo) para el mercado eléctrico. En el que se juntó la subida de la demanda por el frío con los altos precios del gas dando como resultado unos precios desorbitados para la energía eléctrica.

Pero… ¿Qué pasa este verano? Si la demanda es alta y se incrementa la producción térmica ¿volveremos a ver precios tan altos?

Pues igual no. En el escenario actual intervienen otros factores que mejoran la situación y hacen que los precios no se disparen tanto, situándose en valores normales para estos meses. Podemos decir que la energía está cara, sí, pero puede situarse dentro de lo normal para estas fechas. Estos factores son, principalmente, el precio de las materias primas y la aportación nuclear.

El gas natural ha bajado drásticamente de precio respecto al pasado invierno, por lo que la producción de energía asociada a este recurso no va a incrementar tanto el precio del pool. Esperemos que el mercado de gas se comporte y no se produzcan irregularidades de mercado entre la oferta y la demanda, cosa que se traduciría en un mayor coste de producción de energía.

El petróleo también ha descendido en precio volviendo a bajar de los 50$ por barril de Brent e incluso moviéndose en valores de 44-45$ durante estos días.

El precio del carbón se ha estabilizado y no se esperan variaciones que puedan traducirse en variaciones del mercado eléctrico.

La energía nuclear, por muy criticada que pueda estar, es un pilar básico en nuestro mix energético. Actualmente tenemos 6 GW generando continuamente debido a que una central se encuentra en parada por mantenimiento. Se espera que a partir del 01/08/2017 volvamos a tener disponibles 7 GW. Que programen las paradas justo en épocas cuando los precios son más elevados a lo normal tampoco ayuda a la percepción que tenemos de las compañías eléctricas. Nuestro país vecino Francia ha recuperado la disponibilidad de producción sus centrales nucleares, cosa que le ha permitido volver a recuperar los precios bajos y exportar energía a otros países. Estamos importando energía de Francia haciendo uso de los 3 GW de interconexiones que tenemos con ellos, energía que nos ayuda a cubrir nuestra demanda y bajar nuestro precio.

¿Qué dicen los futuros?

La tendencia de precios a medida que se acercaba el verano era al alza. Para el Q3-2017 los precios han pasado de los 47,8 €/MW en marzo hasta los 53,15 €/M a final de mayo. Pero durante las últimas semanas hemos visto romper esta tendencia y bajar a 50,8 €/MW actualmente. Es decir, los factores antes comentados se han visto reflejados en el mercado eléctrico. Esta bajada la también la hemos visto en otros productos como el año 2018, el cual llegó a negociarse por encima de los 45€/MW y que actualmente está en 44,50 €/MW.

¿Qué pasará entonces?

La verdad, como siempre: es un auténtico misterio:

  • Si somos optimistas: La demanda ya se encuentra en valores altos por lo que a más es difícil que vaya. Así que si las materias primas siguen con estos precios el mercado no tiene porque elevarse tanto como se preveía anteriormente. Es probable que los precios se estabilicen y, aunque mensualmente se sitúen entre 50-55 €/MWh es muy complicado que alcancen valores de 60 €/MWh. El mismo ministro de Energía Álvaro Nadal afirmó que “estamos en unos precios razonables”, esperemos que no se equivoque. Quizás ahora se rompa la tendencia del mercado y por fin los precios de OMIE se crucen con los futuros y se sitúen por debajo de estos.
  • Si somos pesimistas: Si a medida que avanza el verano aparecen más olas de calor y la demanda aumenta la producción térmica aumentará y los precios resultantes estarán directamente afectados por las materias primas. Incrementando entonces el riesgo de revivir episodios de altos precios a causa de malas prácticas por parte de la hidráulica, el carbón o los ciclos combinados (saben que por necesidad de demanda van a casar en el Pool sí o sí, de forma que pueden aumentar el precio de casación).

Pase lo que pase la situación próxima del mercado será interesante.

Vicent Prats Feliu
Gestor de Mercado Eléctrico en Oppidumenergía

oppidumenergía.com


 

 

20170627082830.dusk_2069612_1920_260_auto_ar_pad_ncrop