Locura renovable en España: quieren instalarse más de 87 GW, la mitad ya con el permiso de acceso concedido por REE

Todas las previsiones apuntaban a que España iba a vivir un nuevo ‘boom’ renovable, pero los datos facilitados por Red Eléctrica de España (REE) a El Periódico de la Energía no dejan lugar a dudas. La compañía anuncia que ha otorgado permisos de acceso a la red de transporte en el conjunto del sistema eléctrico español para instalaciones de generación renovable por una magnitud acumulada de 43,6 GW vigentes, de los cuales 23,8 GW corresponden a generación fotovoltaica, 17,8 GW a eólica y 2GW a otras fuentes renovables.

Durante el año 2018, se han otorgado permisos de acceso para nueva generación renovable por un contingente de 17 GW, correspondiendo 4,5 GW a generación eólica, 11,9 GW a fotovoltaica y 0,6 GW a otras fuentes renovables.

Las solicitudes y, en consecuencia, concesiones de permisos de acceso a la red están creciendo de manera acelerada, como lo demuestra el hecho de que estas últimas se hayan incrementado un 64% con respecto al 2017.

Los permisos de acceso a la red otorgados hasta la fecha pronostican el cumplimiento de las previsiones contempladas en el Informe “Análisis y propuestas para la descarbonización” elaborado por la Comisión de Expertos sobre Transición Energética. Este Informe establece que los rangos de potencia total instalada necesaria para cumplir los objetivos de renovables en el 2030 estarían entre 31 y 47 GW de generación eólica, y entre 40 y 77 GW de generación fotovoltaica.

Considerando la generación que tiene permiso otorgado y las instalaciones en servicio, en la actualidad se alcanzarían 41 GW de generación eólica y 29 GW de generación fotovoltaica, y si se cuentan los puntos de acceso solicitados y actualmente sin permiso sumarían 87,5 GW de futuros o probables proyectos renovables, sobre todo fotovoltaica.

Uno de los datos más relevantes es el elevado contingente de solicitudes sin capacidad o con tramitación en curso que, para los capítulos mencionados, superan los 40 GW, siendo la generación fotovoltaica más del 80%.

La transición energética, para combatir el cambio climático, prevé la incorporación en el sector eléctrico de un contingente muy elevado de generación renovable, de una magnitud histórica equivalente a la potencia actualmente instalada en el sistema. En este contexto, como “puerta de entrada” para la incorporación de nueva potencia instalada en el sistema eléctrico, REE es la responsable de los procedimientos de acceso y conexión que deben tramitar los agentes que pretenden conectar sus nuevas plantas, en unos casos, directamente a la red de transporte y, en otros, a la red de distribución (cuando la potencia individual o agrupada sea superior a los 10 MW, al considerarse que esta potencia podría tener repercusión en la seguridad del sistema o en la calidad del suministro). También deben solicitar permisos aquellos agentes que pretenden la modificación de las condiciones de una instalación existente o previamente tramitada.

Para otorgar estos permisos, REE tiene en cuenta requisitos técnicos de seguridad, regularidad, calidad del suministro, sostenibilidad y eficiencia económica en línea con la normativa vigente. Con objeto de maximizar las posibilidades de integración de nueva generación renovable, REE ha lanzado el presente mes de enero un grupo de trabajo que revisará uno de los criterios más antiguos en la valoración de la capacidad de acceso, asociado a la potencia de cortocircuito del punto de conexión.

“REE facilitará todo lo posible que la transición energética sea un éxito”, señalan fuentes de la compañía, “se gestionará y se encontrará las soluciones adecuadas como ha hecho hasta la fecha REE, una actuación que le ha convertido en referente mundial en la integración de renovables”.

Asimismo, cabe destacar las posibilidades ofrecidas por el RDL 15/2018, que, aunque no incrementa la capacidad de acceso en subestaciones ya saturadas, sí amplía el número de subestaciones con posibilidades de acceso y conexión. Estas han pasado de las 143 existentes y planificadas de forma expresa a un total potencial superior a 650 subestaciones, lo que ha contribuido a la enorme cantidad de solicitudes recibidas en las últimas fechas.

En este contexto, resulta necesaria y urgente la regulación del acceso y la conexión por parte del Ministerio de Transición Ecológica y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, incluyendo criterios selectivos que consideren la firmeza de los proyectos en la solicitud, otorgamiento y mantenimiento de los permisos de acceso y conexión.

Fuente: elperiodicodelaenergia