Los países del G20 siguen gastando 64.000 millones al año en carbón

A pesar de comprometerse a eliminar gradualmente los subsidios a los combustibles fósiles en 2009, las naciones del G20, continúan duplicando su consumo de carbón y gastando al menos 64.000 millones de dólares al año en carbón, según un nuevo informe publicado este mes.

El Overseas Development Institute (ODI), es un grupo de expertos independiente con sede en Inglaterra y Gales, y este mes publicó un nuevo informe titulado Subvenciones al carbón del G20: Seguimiento del apoyo del gobierno a una industria en decadencia que rastrea y analiza el progreso de cada país del G20 en la eliminación gradual de las subvenciones a la producción y consumo de carbón.

El informe encuentra que los gobiernos del G20 están apoyando el carbón con una cantidad de 27.600 millon es de dólares en financiación pública nacional e internacional, 15.400 millones en apoyo fiscal y 20.900 millones en inversiones en empresas estatales.

Los autores del informe explican que estas inversiones incluyen «el apoyo a través de una amplia gama de instrumentos para impulsar la producción de carbón, la producción de energía a carbón y otros consumos de carbón y la energía a carbón, así como el apoyo que se justifica como medios para facilitar la transición lejos del carbón «.

Para empeorar las cosas, ante las recientes tendencias mundiales hacia un crecimiento de energía limpia, ODI descubrió que el apoyo financiero de los gobiernos para la producción de energía a base de carbón en realidad había aumentado en los últimos años, creciendo desde un soporte de poco más de 17.200 millones al año de media en el periodo 2013-14 a casi 47.300 millones al año de media en 2016-2017.

Mayor apoyo a las centrales de carbón

«Han pasado 10 años desde que el G20 se comprometió a eliminar gradualmente los subsidios a los combustibles fósiles, sin embargo, sorprendentemente, algunos gobiernos están aumentando la cantidad que otorgan a las centrales eléctricas de carbón», dijo el autor principal Ipek Gençsü, investigador en ODI.

“El impulso está creciendo en todo el mundo para que los gobiernos tomen medidas urgentes para enfrentar la crisis climática. Poner fin a los subsidios al carbón traería beneficios ambientales, sociales y económicos para todos y ayudaría a establecer las condiciones para la energía limpia «.

El informe llega solo unos días antes de la reunión del G20 en Japón, que actuará como anfitrión de este año, pero que sigue siendo uno de los mayores proveedores de financiación pública al carbón en el extranjero, con 5.200 millones de dólares anuales.

El impulso de Japón para apoyar el carbón en el extranjero socava los comentarios realizados por el primer ministro japonés, Shinzo Abe, en septiembre de 2018, diciendo que «el cambio climático puede poner en peligro la vida de todas las generaciones … Debemos tomar medidas más firmes y reducir el uso de combustibles fósiles».

«Otros gobiernos del G20 pueden tener dificultades para tomar en serio la retórica de Japón sobre el cambio climático, ya que el gobierno anfitrión del G20 de este año continúa invirtiendo miles de millones de dólares para impulsar el carbón en Japón y en todo el mundo», dijo Han Chen, gerente de política energética internacional del NRDC y coautor del informe.

«Si el primer ministro Abe se toma en serio el tema del cambio climático, debería dar ejemplo y poner fin a la financiación del carbón apoyada por el gobierno de Japón».

China e India siguen siendo dos de los mayores partidarios del carbón en el mundo, a pesar de los pedidos individuales y los esfuerzos para aumentar su parte de las energías renovables.

China se ubica como el mayor consumidor mundial de carbón para la generación de energía y la industria, pero se comprometió en 2014 a reducir su nivel de consumo de carbón al 58% del consumo total de energía o menos para 2020. Sin embargo, China continúa proporcionando financiación pública internacional para la minería de carbón y energía de carbón en el extranjero por una suma de 9.500 millones de dólares anuales.

De manera similar, el sistema bancario de la India, dominado por instituciones públicas nacionales, proporciona 10.600 millones anuales en financiación pública para la minería del carbón y la energía de carbón a nivel nacional.

Sin embargo, el apoyo al carbón no se detiene allí, ya que varios países brindan “subsidios sustanciales” al consumo de energía de carbón. Dicho esto, «hay una transparencia muy limitada» a estas políticas en todo el mundo, y ODI no pudo proporcionar cifras fácilmente cuantificables.

Sin embargo, un país en el que ODI podría centrarse es Indonesia, que proporciona más de 2.300 millones en apoyo fiscal cada año para el consumo de carbón, «con el motivo declarado de compensar a los generadores de electricidad por el aumento de los precios del carbón y por tener que vender» electricidad a los consumidores domésticos a precios regulados”.

ODI también encontró subsidios relacionados con la provisión de precios por debajo del mercado para los consumidores de electricidad en China, México, Rusia y Sudáfrica.

«En realidad, el apoyo del gobierno al carbón es mucho mayor que lo que muestran las cifras de nuestro informe, porque muchos países del G20 aún carecen de transparencia en las muchas formas en que subsidian el carbón», explicó Ivetta Gerasim, líder de IISD para suministros de energía sostenible y otra coautora del informe.

Fuente: elperiodicodelaenergia