La Plataforma de Edificación Passivhaus confía que el nuevo CTE responda a la normativa comunitaria

La Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP) se muestra optimista ante el nuevo proyecto del Real Decreto por el que se modifica el Código Técnico de la Edificación (CTE), y confía en que responda a la normativa comunitaria. No obstante, dado que el proyecto del Real Decreto se encuentra en trámite de audiencia e información pública, informa que presentará oficialmente sus alegaciones "para tratar de avanzar hacia un nuevo CTE más completo y eficiente".

La plataforma resalta la importancia de la modificación, ya que "mejora la normativa actual y la calidad de nuestros edificios acercándose más a la Directiva 2010/31 EU,", señala Adelina Uriarte, presidenta de la Plataforma de Edificación Passivhaus. Además, introduce el concepto de valor K que limita la transmitancia de la envolvente térmica, un valor que deberá ajustarse a parámetros cada vez más exigentes", añade, y recuerda que "Hace un año, la administración definió los ECCN como aquellos que satisfagan el CTE y sólo modificando esta definición, que resulta insuficiente, podremos avanzar hacia el cumplimiento de las exigencias europeas en materia de construcción sostenible. Desde la asociación estamos siempre dispuestos a colaborar en la materia y en base a esto presentaremos nuestro documento de alegaciones".

La modificación del CTE actualizará el Documento Básico DB HE de ahorro de energía, adaptando así el nuevo CTE a lo dispuesto en la Directiva 2010/31/UE de eficiencia energética de los edificios, que establece la obligación de revisar y actualizar los requisitos mínimos de eficiencia energética periódicamente, a intervalos no superiores a cinco años, con el fin de adaptarlos a los avances técnicos del sector de la construcción. La Directiva Europea 2010/31 exige a los estados miembros de la Unión que todos sus edificios públicos sean Edificios de Consumo Casi Nulo (ECCN) a partir del 31 de diciembre de 2018 y todos los edificios, sin excepción, lo sean a partir del 31 de diciembre de 2020.

Certificado Passivhaus

En este contexto, la plataforma indica que un edificio certificado Passivhaus (o EnerPhit en caso de rehabilitación) garantiza el consumo casi nulo de energía para la climatización, permitiendo un ahorro energético de hasta el 90% frente al de un edificio convencional; evita defectos o patologías en los edificios que propician la formación de condensaciones o mohos; y alcanza excelentes niveles de confort térmico y acústico, así como una altísima calidad del aire interior. Además, disminuye sensiblemente la huella de carbono y otros daños ambientales derivados de nuestro excesivo consumo energético y, muy importante, es una herramienta clave para disminuir el ratio de pobreza energética de un país.

El objetivo de PEP con sus alegaciones "no es que el nuevo CTE adopte totalmente y per se los conceptos prestacionales del estándar Passivhaus para la construcción de ECCN, uno de los más exigentes del mercado, o la rehabilitación de otros existentes para aumentar su eficiencia energética, pero sí que los aproxime o, en cualquier caso, que no existan puntos de obstaculización o incompatibilidad directa entre ambos, a fin de permitir la aplicación del estándar en el proyecto, desarrollo y construcción de ECCN en España", indican desde la organización.

Alegaciones al CTE

En cuanto a las alegaciones al nuevo borrador del Código Técnico de la Edificación que presentará la asociación, giran en torno a dos ejes básicos: de un lado, la limitación del consumo energético del edificio manteniendo sus niveles de confort término, acústico y la calidad del aire interior. De otro, garantizar que se dan las condiciones necesarias para el control de la demanda energética del edificio.

En base a estos objetivos, la plataforma hará alegaciones como, entre otras, que el límite a marcar en cuanto a limitación del consumo sea el mismo a futuro, independientemente de la ubicación del edificio, a fin de lograr una definición de ECCN homogénea.

PEP también aboga por iniciativas como primar los edificios que priorizan la reducción de la demanda y consumo frente a aquellos con mayores demandas y consumos pero con gran generación de energía renovable; incluir en el balance de energía primaria el consumo de electrodomésticos, ofimática e iluminación (también en residencial) a fin de aproximar lo máximo posible la realidad energética del parque inmobiliario; y la posibilidad de valorar la energía primaria no solo con el mix actual de energías, sino también estableciendo una referencia de un mix futuro de energías 100% renovables, lo que resultaría en primar soluciones con vistas a la mitad del ciclo de vida útil de los edificios.

Con respecto a las condiciones para el control de la demanda energética, la plataforma propone principalmente que los indicadores de demanda sean visibles en el certificado energético junto con los del ensayo de hermeticidad del edificio aun siendo voluntario.

Es interesante también destacar que con respecto a la calidad del aire interior del edificio, PEP aboga por la ventilación mecánica controlada de doble flujo con recuperador de calor. Para la asociación se presenta como la mejor opción para aunar el requerimiento de eficiencia energética con el de ventilación constante, por lo que se considera importante su inclusión.

Fuente: prefieres