Rajoy castigará el diésel con más impuestos a través de las comunidades autónomas

El Gobierno de Mariano Rajoy aumentará los impuestos a los combustibles como el gasóleo (diésel) y gasolina para aumentar los ingresos del Estado a través de los impuestos ambientales. A día de hoy España es uno de los países de la UE que percibe menos ingresos por los llamados impuestos verdes y la Comisión Europea se lo ha dicho en varias ocasiones.

Según cuenta el diario El País, este incremento de los impuestos ambientales lo traspasará a las comunidades autónomas. El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas llevará este tema a la próxima reunión sobre financiación autonómica para que sean las regiones las que obtengan estos ingresos.

El objetivo no es otro que darle todos los poderes a los gobiernos autonómicos en esta materia y así poder darle mayores ingresos a las regiones.

La subida de los impuestos verdes irá encaminada en buena parte a subir los impuestos a los hidrocarburos. De esta manera, el diésel se llevará la peor parte al tratarse del combustible que más contamina en las ciudades, una de las asignaturas pendientes de España. Hace unas semanas España recibió un rapapolvo por la alta contaminación en ciudades como Madrid y Barcelona. El Ministerio de Medio Ambiente se comprometió a una serie de mejoras en los próximos años para acabar con la alta polución en estas ciudades, y entre las medidas estaba la de aplicar una reforma fiscal verde. La UE se ha guardado un as en la manga y podrá llevar a España ante los tribunales si no ejecuta el plan y las medidas son eficaces.

Pero no serán los únicos los hidrocarburos. También habrá más impuestos para los residuos y su tratamiento. Incluso, el Gobierno maneja también aumentar el impuesto de circulación a través de los ayuntamientos. Así, los coches que más contaminan pagarán más por este impuesto, sobre todo en las grandes ciudades.

Algunas de estas como Madrid ya han avisado sobre la posibilidad de prohibir la circulación de los vehículos diésel por el centro de la ciudad en un futuro próximo. Una medida que se está llevando a cabo en otras grandes ciudades europeas. Restringir el tráfico a estos vehículos, desincentivar su compra con un mayor impuesto a la circulación y aumentar los impuestos a los hidrocarburos serán las medidas para que España comience a decir adiós al diésel.

Según cuenta El País, el margen de España para aumentar estos ingresos es bastante amplio. Solo recauda el 1,9% del PIB a través de los impuestos verdes cuando la media de la UE se sitúa en el 2,5%.

Al final, el término de que “quién contamina, paga” será una realidad en España, al menos en materia de transporte. Habrá que ver si este incremento de los impuestos es suficiente o no para paliar la alta contaminación.

Fuente: elperiodicodelanergia